lunes, 7 de enero de 2013

LA PROFECIA DE ZACHARIAS

CAPITULO PRIMERO
Zacharías exhorta a los Judíos a la penitencia, y a que no imiten a sus padres, que fueron castigados por haber despreciado los avisos de los profetas. Predice la restauración de la Iglesia, y la destrucción de sus enemigos.


II
Gloria de Jerusalem, y muchedumbre de sus moradores. Dios será su muralla. Muchas naciones vendrán a Sion a servir al Señor, el cual las recibirá en su pueblo.
III
Zacharías con una visión que refiere al pueblo le da un nuevo anuncio de que recobrará la gracia del Señor, y juntamente una nueva promesa de la venida del Mesías para fundar la nueva Iglesia.
IV
Muestra el Señor al Profeta un candelero de oro, con dos olivas que destilan aceite para mantener la luz de las siete lámparas del candelero. Las dos olivas figuran al sacerdote Jesús y Zorobabel.


V
El Profeta ve un libro que vuela, por el cual serán juzgados los malos: ve a una mujer sentada sobre una vasija, sellada con una masa de plomo: pero es la impiedad; y ve a dos mujeres con alas que trasladan esta vasija al país de Sennaar.
VI
Visión de cuatro carrozas que salen de entre dos montañas hacia diversas partes del mundo. Coronas sobre la cabeza del Sumo Sacerdote Jesús, y del que se llama Oriente, el cual reedificará el templo del Señor.
VII
Los ayunos de los Judíos durante la cautividad no fueron gratos al Señor, porque no dejaron su mala vida. Por sus maldades fueron hechos cautivos.


VIII
El Señor colmará a Sion de bendiciones, y trocará en fiestas y alegría los ayunos precedentes. Las naciones extranjeras se unirán a Judá para adorar al verdadero Dios.


IX
Profecía contra la Syria y Phenicia. El Rey Christo vendrá a Sion montado en una asna, y colmará a su pueblo de bendiciones y prosperidades.
X
Solamente Dios es el dador de todo lo bueno; él consolará s su pueblo; y si este vive religiosamente le restituirá a su país, y humillará a sus enemigos.


XI
Ultima desolación de Jerusalem, y ruina de su templo. El Pastor de Israél hace pedazos las dos varas. Tres pastores infieles muertos en un mes. Grey confiada a un pastor insensato.
XII
Profecía contra Judá y Jerusalem. Al fin el Señor hará volver los Judíos  a su patria, y destruirá a sus enemigos. Efusión del espíritu de la divina gracia sobre los moradores de Jerusalem: los cuales plañirán la muerte de aquel a quien crucificaron.


XIII
Fuente que lava los pecados de la casa de David. Los ídolos serán destruidos, y castigados los falsos profetas. Herido el Pastor se dispersarán las ovejas: dos partes irán dispersas por toda la tierra, y la tercera será probada con el fuego.
XIV
Después que Jerusalem habrá sufrido el cautiverio y otras tribulaciones, llegará el día conocido por el Señor en que saldrán de Jerusalem aguas vivas: volverán los hijos de Israél a vivir con toda seguridad; el Señor castigará a sus enemigos; y las reliquias de estos irán a adorar a Dios en Jerusalem.


domingo, 6 de enero de 2013

LIBRO DE ESTHER

CAPITULO PRIMERO
Convite del rey Assuero: repudio de la reina Vasthi; y edicto para que las mujeres respeten a sus maridos.



II
Esther es escogida de Assuero para reina en lugar de Vasthi. Celebrase un gran convite. Mardocheo, tio oculto de Esther, descubre al rey una traición.
III
Aman, elevado a la mas alta gloria, viendo que Mardocheo no quiere adorarle como a un Dios, hace que el rey expida ordenes para que sean muertos los Judíos en todas las provincias.


IV
Esther, avisada del peligro por Mardocheo, resuelve presentarse al rey para impedir la ruina de los Judíos: encargado antes a estos que ayunen y hagan oración por tres días, y practicando ella lo mismo.
V
Esther se presenta al rey, y le suplica que asista a un convite, y lleve consigo a Aman. Manda éste preparar una horca para Mardocheo.


VI
Mardocheo es honrado por Aman de orden del rey como la segunda persona del reino.
VII
Esther intercede por su pueblo;  y Aman es ajusticiado en el patíbulo que él había preparado para Mardocheo.


VIII
Esther, exaltado Mardocheo, afianza la seguridad de los Judíos.
IV
Los Judíos toman venganza de sus enemigos, y son ajusticiados los diez hijos de Aman. Institúyese la fiesta de Phurim, o de las Suertes.



X
Sueño de Mardocheo acerca de la libertad concedida a los Judíos.


XI
Descripción circunstanciada del sueño de Mardocheo.
XII
Mayor declaración de lo que se ha referido en el capitulo segundo sobre la conspiración de los dos eunucos contra el rey, descubierta por Mardocheo.
XIII
Copia de la carta del rey contra los Judíos, de que se habla en el capitulo tercero; y la oración que hizo a Dios Mardocheo, implorando su misericordia.


XIV
Oración que la reina Esther hizo a Dios a favor de su pueblo.
XV
Se refieren algunas particularidades omitidas en el capitulo quinto de cuando la reina Esther se presento a Assuero.


XVI
Carta de Assuero, llamado también Artajerjes, a favor del pueblo de los Judíos.


THRENOS O LAMENTACIONES DEL PROFETA JEREMIAS

CAPITULO PRIMERO
Jeremías llora amargamente la ruina de Jerusalem por los Chaldéos: recuerda la pasada prosperidad y grandeza; y últimamente insinúa el castigo que dará el Señor a los enemigos de la ciudad santa.

Después que Israél fue llevado cautivo, y quedó Jerusalem desierta, se estaba sentado el Profeta Jeremías llorando, y endechó sobre Jerusalem con la siguiente lamentación, y suspirando con amargura de ánimo, y dando alaridos, dijo2:


II
El Profeta sigue con sus lamentos por la desolación de la ciudad, del templo, y de todo el país: y exhorta a Sion a llorar.


III
Prosigue Jeremías lamentándose, primero de sus propios trabajos, y después de los comunes a toda la ciudad. Alegóricamente habla en la mayor parte del capitulo de los trabajos de nuestro Señor Jesu-Christo en su Pasión, de la cual fue Jeremías un bosquejo en muchos sucesos de su vida.


IV
El Profeta sigue llorando las miserias que padeció su pueblo en el sitio de Jerusalem por los Chaldéos, en castigo de los pecados de los falsos profetas y malos sacerdotes. Profetiza a los Iduméos las mismas calamidades; y anuncia a Jerusalem el fin de las suyas.


V
Recopila el Profeta lo que ha dicho en los capítulos antecedentes. No se conoce el lugar y tiempo en que compuso esta oración.


LA PROFECIA DE JONAS

CAPITULO PRIMERO
Jonás enviado por Dios a predicar a Nínive, huye por mar a Tharsis; y levantando el Señor una tempestad, es arrojado Jonás al mar como causa de ella, con lo que cesa la tormenta.
II
Un pez enorme se traga a Jonás, el cual dentro del vientre del pez recurre al Señor, quien al cabo de tres días le salva milagrosamente.


III
El Señor manda de nuevo a Jonás que vaya a Nínive, e intime allí la ruina de la ciudad. Conviértense a la predicación de Jonás los Ninivitas, hacen penitencia, y revoca el Señor la sentencia.
IV
Jonás, afligido al ver que no se había verificado su profecía, se desea la muerte; pero el Señor le reprende, y le instruye y saca de su error.


LA PROFECIA DE AMOS

CAPITULO PRIMERO
Amós intima los castigos del Señor a los Assyrios, Philisthéos, Tyrios, Iduméos y Ammonitas, principalmente por las extorsiones cometidas contra su pueblo.
II
Dios castigará a Moab, y también a Judá y a Israél, como ingratos a sus beneficios, y rebeldes a su santa Ley.


III
Echa el Señor en cara a los Israelitas sus grandes maldades, habiendo sido un pueblo tan amado de él y favorecido;  y le intima que serán pocos los que se salvaran en las calamidades que han de sucederles.
IV
Amenazas contra Samaria. Los Israelitas que después de tantos castigos no se han enmendado, sufrirán otros mayores. Exhortación a la penitencia.


V
El Profeta llora las calamidades que vendrán sobre Israél, y le exhorta a la penitencia para poder librarse de ellas. Declara el Señor que aborrece las solemnidades y sacrificios que el pueblo le ofrece.


VI
Ayes terribles contra los soberbios y los que viven en delicias, y contra el pueblo de Israél lleno de arrogancia.
VII
Refiere Amós tres visiones que tuvo sobre los castigos de Dios, y sobre su sentencia final contra Israél. Implora la misericordia del Señor a favor de su pueblo. Amasias, sacerdote, acusa ante el rey a Amós, y éste le anuncia los juicios de Dios contra Israél y contra el mismo Amasias.


VIII
Muestra el Señor a Amós en una visión la final y terrible ruina de Israél, el cual quedaría privado de toda luz y del consuelo de la palabra del Señor.
IX
Ruina y dispersión del pueblo de Israél. Restablecimiento de la casa de David. Los Israelitas serán libertados, y vivirán felices.


sábado, 5 de enero de 2013

LOS REYES LIBRO 4

CAPITULO PRIMERO
Reinado de Ochozías. Elías le intima la muerte; y hace bajar fuego del cielo contra los que envía el rey para prenderle. Muere Ochozías, y sucédele en el trono Joram su hermano.
II
Elías es milagrosamente arrebatado del mundo. Hereda su espíritu Eliséo, el cual obra luego muchos milagros.


III
Reinado de Joram: Unense los reyes de Judá, de Israel, y de Edom contra el de Moab; y por la intercesión de Eliséo alcanzan sobre él la victoria. Evita el rey de Moab la ruina de su ciudad, sacrificando a su primogénito.



IV
Eliséo multiplica el aceite de una pobre viuda; alcanza del Señor un hijo a una mujer de Sunam, le resucita después de muerto, y obra otros milagros3.


V
Cura Eliséo la lepra a Naaman Syro; la cual contrae Giezi, por haber recibido presentes de Naaman.


VI
Nuevos prodigios del Profeta Eliséo: Benadad, rey de Syria, sitia a Samaria, y la reduce a una hambre horrible: Joram, rey de Israél, manda matar a Eliséo; pero no se efectúa su orden.
VII
Eliséo predice para el día siguiente abundancia de granos en Samaria, y se verifica: abandonan los Syros el sitio.


VIII
Después de una hambre de siete años, vuelve la Sunamitis a su casa y recobra los bienes. Vaticina Eliséo la muerte de Benadad, y que Hazaél seria rey de Syria. Reinados de Joram rey de Judá, y de su hijo Ochozías, los cuales siguen las impiedades de sus antecesores.


IX
Eliséo envía un Profeta a ungir a Jehú por rey de Israél. Fin desdichado de Joram de Ochozías, y de Jezabel, a la cual comen los perros, según Elías había vaticinado.



X
Acaba Jehú con el linaje de Achab, y con los sacerdotes de Baal, cuyo templo destruye. Con todo eso, persevera en la idolatría ocasionando muchos males a Israél. Sucédele en el trono su hijo Joachaz.


XI
Athalia hace matar toda la sucesión real de Judá por reinar sola; pero se libra el niño Joas, que pasados seis años es proclamado rey por medio del Sumo Sacerdote, quien manda matar a Athalia3.
XII
Joas restaura el templo, y por librarse de Hazaél le da sus tesoros, y es muerto a traición6.


XIII
Reinados de Joachaz rey de Israél y de su hijo Joas. Muere Eliséo, cuyo cadáver resucita un muerto.




XIV
Reinado de Amasias, rey de Judá: es batido por Joas, rey de Israél, cuyo hijo Jeroboam II acaba de libertar a Israél.
XV
A Azarias rey de Judá le sucede su hijo Joathám. En el reino de Israél a Zacharias sucede Sellúm: a éste, Manahem: a éste, Phaceia; y después Phacée, en cuyo tiempo son llevados a Syria prisioneros muchos Israelitas.


XVI
Achaz, idólatra rematado, profana el templo del Señor. Conspiración de los reyes de Israél y de Syria contra este príncipe6.


XVII
Salmanasar se apodera de todo el país de Israél, y se lleva cautivas a Assyria las diez tribus, enviando a Samaria colonias de Assyrios, origen de los Samaritanos.


XVIII
El santo rey Ezechias restablece el culto puro del Señor: se ve muy estrechado por el tirano Sennacherib rey de Assyria, cuyo general Rabsaces vomita mil amenazas contra Ezechias, y blasfemias contra Dios 2.


XIX
Ezechias envía a llamar al Profeta Isaías, y acuden ambos al Señor, el cual envía un Angel que mata a ciento ochenta y cinco mil Assyrios. Profecía de Isaías; y muerte de Sennacherib.


XX
A Ezechias, enfermo de muerte, le prolonga el Señor la vida. La sombra del sol retrocede milagrosamente. Reprende Isaías la vanidad del rey: al cual sucede en el trono su hijo el impío Manassés.
XXI
Reinado abominable del impío Manassés, a quien sucede e imita su hijo Amon. Muerto éste por sus criados, reina en Judá el piadoso Josías su hijo.


XXII
Comienza Josías a restaurar el templo y culto divino; y aplaca con su piedad la cólera de Dios.


XXIII
Lee Josías el Deuteronomio delante del pueblo: renueva la alianza con el Señor, y esmérase en todo lo restante de su corta vida en la observancia de la Ley, y destrucción de la idolatría1.



XXIV
Rebelase Joakim contra el rey de Babylonia; y le sucede su hijo Joachin. Nabuchodonosor se apodera de Jerusalem, y se lleva presos a Babylonia a Joachin y a sus principales vasallos; y pone por rey a Matthanias, llamado también Sedecías1.
 XXV
Ruina de Jerusalem y de su templo: trasmigración universal de los Judíos a Babylonia; excepto unos pocos a quienes dejaron para cultivar la tierra.