viernes, 23 de enero de 2015

SAN JUAN

EL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN
CAPITULO PRIMERO
Generación eterna del Verbo. Su encarnación. Testimonio de Juan Bautista. Primera vocación de los primeros discípulos. (Matth. 1, 3. – Marc. 1, – Luc. 2, 3.)




II
Bodas de caná, donde Jesús convierte el agua en vino. Arroja con un azote a los negociantes del templo. Anuncia su resurrección. Obra varios milagros. (Matth. 26, 27. – Marc. 14, 15.)


III
Instruye Jesús a Nicodemo. Juan Bautista desengaña a sus discípulos del concepto errado que formaban sobre su bautismo, y sobre el bautismo y la persona de Jesús. Declara que Jesu-Christo es el esposo, y él su amigo.



IV
Conversión de la Samaritana, y de muchos Samaritanos. Instrucción que con este motivo da el Señor a sus discípulos. Cura milagrosamente al hijo de un señor principal. (Matth. 4, 9, 13. – Marc. 1, 6. – Luc. 4, 10.)


V
Jesús cura al paralítico de la piscina. Los Judíos le calumnian por este milagro; y el Señor alega contra ellos a su favor testimonios irrefragables. (Matth. 3, 17, 25.)


VI
Multiplica Jesús los panes. Huye de los que le querían hacer rey. Camina sobre las olas del mar. Enseña el misterio de la Eucaristía. Predice la traición de Judas. (Matth. 3, 11, 13, 14, 16, 17. – Marc. 6, 8. – Luc. 9.)


VII
Va Jesús a Jerusalem por la fiesta de los Tabernáculos: enseña en el templo: prueba eficacísimamente la verdad de su misión y doctrina, y muda el corazón de los que venían a prenderle. Nicodemo le defiende.


VIII
Libra Jesús de la muerte a una mujer adultera, confundiendo a sus acusadores. Declara de varias maneras ser el Hijo de Dios, y el Mesías prometido; y responde con admirable mansedumbre a las blasfemias de los Judíos. (Matth. 18.)



IX
Da vista Jesús a un ciego de nacimiento. Murmuran los Phariséos de este milagro, y excomulgan al ciego, que introducido por Jesús, cree en él, y le adora.


X
Parábola del buen pastor, y sus propiedades. Va Jesús al templo el día de la Dedicación, y declara ser el Mesías. Los Judíos cogen piedras para tirárselas como a blasfemo, y se quedan con ellas en las manos a una razón suya. (Matth. 11. – Luc. 10.)


XI
Resurrección de Lázaro. Consejo de los pontífices y Phariséos, en que se resuelve la muerte de Jesús; y que debe morir un hombre por todos. Retírase Jesu-Christo a Ephrem, ciudad de Galiléa. (Matth. 26. – Luc. 7, 14.)



XII
Dan a Jesús en Bethania una cena, en medio de la cual María, hermana de Lázaro, derrama sobre los pies del Señor un bálsamo precioso. Maquinan los Judíos matar a Lázaro. Entrada triunfante de Jesús en Jerusalem. Algunos Gentiles quieren hablar con él; y con esta ocasión déclara Jesús que hasta después de muerto no hará fruto entre ellos. Creen muchos de los principales Judíos, pero no se atreven a manifestarlo por miedo de la Synagoga. (Matth. 10, 13, 16, 26. – Marc. 4, 8, 11, 14, 16. – Luc. 8, 9, 17, 19.)


XIII
Ultima cena del Señor. Lava los pies a sus discípulos. Descubre al discípulo amado quién es el traidor; y empieza la última plática que hizo a los Apóstoles la noche de su prisión, recomendándoles particularmente, entre otras cosas, la caridad, y prediciendo la negación de Pedro. (Matth. 10, 22, 26. – Marc. 14. – Luc. 6, 10, 22.)



XIV
Prosigue la plática de Jesús, interrumpida poco antes por la pregunta de Simon Pedro. Consuela a sus Apóstoles: díceles que él es el camino, la verdad y la vida: y que está en el Padre, y el Padre en él. Promete enviarles el Espíritu Santo, y darles la paz; y les asegura la utilidad de su partida. (Matth. 7, 21. – Marc.11.)
XV
Prosigue la plática de Jesús. Dice que él es la vid; y los fieles los sarmientos. Recomienda y manda otra vez el amor. Escoge a sus discípulos para que den fruto, y los conforta contra las persecuciones del mundo. Hace ver que los Judíos son inexcusables de su pecado. (Matth. 10, 24, 28. – Luc. 24.)


XVI
Concluye Jesús la plática a sus Apóstoles, previniéndolos contra las persecuciones que habían de padecer: les promete enviar al Espíritu Santo, que convencerá al mundo, y les enseñará a ellos todas las verdades; y que el Padre les concederá cuanto le pidan en su nombre. Predice finalmente que todos ellos huirán, y le abandonarán aquella noche. (Matth. 7, 21, 26. – Marc. 11, 14. – Luc. 11.)


XVII
Afectuosa oración de Jesús a su eterno Padre. (Matth. 28.)
XVIII
Prisión de Jesús. Malcho es herido por Pedro. Huyen los Apóstoles. Le niega Pedro. Interrogatorio que le hacen el Sumo Pontífice y el presidente Pilato. (Matth. 26, 27. – Marc. 14, 15. – Luc. 22, 23.)



XIX
Pasión, muerte, y sepultura de Jesús. (Matth. 27. – March. 15. – Luc. 23.)



XX
Resurrección de Jesús, y algunas de sus apariciones. (Matth. 18, 28. – Marc.- 16. – Luc. 24.)
XXI
Aparécese Jesús a sus discípulos, estando ellos pescando. Constituye a Pedro Vicario suyo en la tierra; le predice su martirio; y mortifica su curiosidad acerca de Juan.