lunes, 31 de diciembre de 2012

EPISTOLA SEGUNDA DE A. SAN PABLO A LOS CORINTHIOS

CAPITULO PRIMERO
Excúsase el Apóstol de no haber ido antes a visitarlos; después de hacerles ver la sinceridad de su corazón y de su doctrina.


II
Manda restituir al incestuoso arrepentido a la comunión de la Iglesia; y con indulgencia paternal y autoridad apostólica en nombre de Christo le alza la pena impuesta.
III
Excelencia de la Ley de gracia comparada con la Ley escrita. El velo que cubre a los Judíos la inteligencia de las Escrituras, solamente se quita con la fe en Jesu-Christo.



IV
La virtud y eficiencia del Evangelio es más admirable predicándole los Apóstoles, hombres frágiles y continuamente atribulados. Conducta de San Pablo llena de sinceridad. Los Apóstoles abrumados de trabajos, pero llenos de esperanza. Los males de esta vida son momentáneos; los bienes de la otra eternos.
V
Cómo la tierra es un destierro, y el cielo nuestra patria. Por Jesu-Christo, Juez de todos, somos reconciliados con Dios, siendo los Apóstoles sus embajadores.





VI
El modo de proceder de los ministros evangélicos;  y aviso a los fieles de no mezclarse con los infieles.
VII
Muestras del amor entrañable entre San Pablo y los Corinthios. La tristeza que les ocasionó les fue muy saludable.    





VIII
Con el ejemplo de los Macedonios exhorta el Apóstol a los Corinthios a contribuir con largas limosnas al socorro de los pobres Cristianos de Jerusalem.
IX
Prosigue la misma exhortación con nuevas razones; en las que da el Apóstol algunos avisos sobre la limosna, y dice que se debe dar con gusto, para conseguir el merito de ella.



X
Conducta de San Pablo contrapuesta a la de los falsos apóstoles, los cuales calumniándole, impedían el fruto de su predicación.
XI
Prosigue su discurso contra los falsos apóstoles, gloriándose de que ha ejercido su ministerio sin recibir ningún socorro, y de los trabajos que ha sufrido.



XII
En prueba de la verdad y excelencia de su apostolado, refiere San Pablo sus visiones  y revelaciones; y concluye manifestando su amor a los Corinthios.





XIII
Amenaza el Apóstol con graves castigos a los que no se hubieren enmendado; y concluye con una exhortación general.








EPISTOLA DE A. SAN PABLO A LOS GALATAS

CAPITULO PRIMERO
Reprende a los Gálatas por haber dado oídos a unos falsos apóstoles, abandonando la doctrina que les habia enseñado, y que recibió él de Jesu-Christo. Refiere lo que era él antes y después de su conversión.
II
San Pablo predica con libertad contra los falsos apóstoles, y contra los judaizantes. Resistencia que hizo a Cephas en Antiochia sobre las ceremonias legales. Nadie es justificado sino por la fe en Jesu-Christo.


III
Ni antes ni después de la Ley escrita pudo haber justificación de hombre sino por la fe viva en Jesu-Christo.



IV
Compara la Ley antigua con un tutor, y a los Judíos con un pupilo: dice que Christo puso ya a los hombres en libertad. Después de varias expresiones de sentimiento amoroso, prueba por la Escritura misma, cuando habla de Isaac e Ismaél, que la Ley escrita no puede hacer liga con la Ley de gracia.




V
Daños de las observancias legales, y bienes de la fe de Jesu-Christo. Cuáles sean los verdaderos ejercicios del Cristiano.
VI
Como se deben ayudar unos a otros en el ejercicio de las virtudes cristianas. Para coger es necesario sembrar. La gloria del Cristiano ha de ser solamente la cruz de Jesu-Christo.






LIBRO DEL ECCLESIASTES



CAPITULO PRIMERO
Vanidad de todas las cosas mundanas. Ninguna cosa es nueva de todas cuantas pasan debajo del sol.
II
Delicias, riquezas y afanes de los hombres, todo es pura vanidad.



III
Todas las cosas pasan con el  tiempo;  y así debemos arrojarnos en los brazos de la Providencia, y esperar otra vida, en la que Dios juzgará a los buenos y a los malos.



IV
Disgusto de la vida al ver la opresión de los inocentes, y la envidia, avaricia, e inconstancia de los afectos humanos.
V
Se ha de hablar de Dios con mucha circunspección: deben cumplírsele los votos: adorarse la divina Providencia, que permite la opresión de los inocentes: contentarse con lo que da Dios; y huir de la avaricia.



VI
Infelicidad del hombre avariento. Uso que debe hacerse de los bienes de fortuna.
VII
Innumerables molestias que el hombre se acarrea a si mismo. De la medianía en todas las cosas; y de otros documentos saludables.





VIII
Guardar la Ley de Dios: no abusar de su misericordia: venerar sus juicios, y dejarse con alegría en sus divinas manos.
IX
Nadie sabe si es digno de amor o de ódio. Debemos hacer buenas obras mientras es tiempo. Los verdaderos bienes son invisibles y eternos: y a ellos debemos aspirar, sin turbarnos por los sucesos de este mundo.



X
Recomiéndase la sabiduría o prudencia; y se manifiestan los daños de la necedad o imprudencia.
XI
Procura hacer bien a todos: en todas las cosas mira al fin, acordándote de la otra vida y del juicio de Dios.



XII
Descripción enigmática de los achaques de la vejez. Epílogo de los documentos que ha dado el Ecclesiastés. 



EL CANTAR DE CANTARES

CAPITULO PRIMERO
Deseos que muestra la Iglesia de estar unida con Jesu- Christo. Delicias de esta unión; y favores que ella alcanza de su Esposo. Confiesa la Esposa sus imperfecciones, efectos de la malicia del demonio. Temor que tiene de extraviarse al buscar en la tierra a Jesu-Christo; y sus ansias por poseerle en el cielo.

-MAYOR NITIDEZ-




II
Amabilidad de Jesu-Christo y de su Esposa la Iglesia. Alabanzas y favores que esta recibe de él; y como cuida de que nadie turbe su reposo.
  §II La Iglesia siempre atenta a la voz de Jesu-Christo, y deseosa de agradarle. Como Jesu-Christo  procura conservar en ella los frutos de su gracia.
 §III Amor reciproco de Jesu-Christo y su Iglesia, y como desea esta ocultar a sus enemigos los favores que recibe de su divino Esposo. 


III
Desvelos de una alma que busca a su esposo Jesu-Christo; y como después de hallado, le ha de conservar en su corazón.
IV
Declarando Jesu-Christo las gracias que ha puesto en su esposa la Iglesia, manifiesta el entrañable amor que le tiene.


V
Convida la esposa al esposo a sus jardines, y se celebra allí un convite. Carácteres del esposo.
VI
Nuevos elogios de la esposa; ella es hermosa, y asimismo terrible.
La Iglesia es como el jardín de Jesu-Christo, objeto de sus delicias, y la admiración de los ángeles: es la alegría del cielo, y el terror del infierno.


VII
Es alabada la esposa por las victorias que ha de conseguir de sus enemigos, por su fecundidad, y por la educación que dará a su prole.
La Iglesia sobre la tierra contiene en si buenos y malos; y experimenta ya alegría, y ya tristeza; ya esperanza, y ya temor; pero en el cielo es toda pura y bella, y siempre gozosa y feliz, hace las delicias del Rey celestial, el cual es su divino Esposo.
VIII
Ultimas protestas de amor entre los esposos.
§I Amor de la Iglesia a Jesu-Christo. Correspondencia del Señor, y favores que le dispensa. Proporción que guarda entre el pecado y la reparación de él; y como exige que se le corresponda con amor, y cuán poderoso es este y excelente.
§II. Deseo de la Iglesia de que amen a Jesu-Christo todas las naciones.
§III. Solamente en el cielo podrá la Iglesia entonar cantares de perfecta alegría.




LA PROFECIA DE JOEL

CAPITULO PRIMERO
Joel con varias parábolas anuncia los castigos con que Dios desolará toda la Judéa; y exhorta a todos, pero especialmente a los sacerdotes, a la penitencia.
II
Descripción de la calamidad que amenaza al pueblo. Exhortación a la penitencia: prosperidad prometida por Dios a los que se conviertan. El espíritu del Señor se difundirá sobre todos los hombres. Prodigios que anunciarán el día terrible del Señor. Cualquiera que le invocare será salvo.


III
Amenazas del Señor contra las naciones que afligen a su pueblo. Fuente de salud, que manará de la Casa del Señor. La Judéa será habitada para siempre.




LA PROFECIA DE ABDIAS


CAPITULO UNICO
Predice la ruina de los Iduméos por su crueldad contra los hijos de Israél. Libertados del cautiverio, dominarán sobre sus opresores, y se restablecerá el reino del Señor.

LA PROFECIA DE NAHUM

CAPITULO PRIMERO
El Profeta, después de ensalzar el poder, la justicia y benignidad del Señor, anuncia la ruina del imperio de los Assyrios para consuelo del pueblo de Dios, tan oprimido por ellos.
II
Destrucción de Nínive y cautiverio de sus moradores, en castigo de los males que han hecho al pueblo de Dios.
 -MAYOR NITIDEZ-



III
Descripción de la toma y ruina de Nínive: de nada le servirán sus muros, su tropa, ni el valor de sus capitanes.



LA PROFECIA DE AGGEO

CAPITULO PRIMERO
Reprende el Profeta el descuido de los Judíos en reedificar el templo del Señor. Zorobabel, caudillo del pueblo, y Jesús Sumo Sacerdote, a una con el pueblo, dan principio a la fábrica del templo.
II
El Señor alienta a los Judíos que trabajan en la fábrica del templo, con la promesa de que el Mesías entraría en él, y le llenaría de gloria. Comenzada la fábrica, los castigos de Dios se mudan en bendiciones.





LA PROFECIA DE SOPHONIAS

CAPITULO PRIMERO
Sophonías vaticina la próxima ruina de Jerusalem en castigo de sus idolatrías, y de otros enormes pecados.
II
El Profeta exhorta al pueblo a que ore y haga penitencia antes que llegue el día del Señor. Destrucción de los Philisthéos, Moabitas, Ammonitas, Ethiopes y Assyrios.


III
Amenazas contra Jerusalem y los que la gobiernan. Consuela al resto de los fieles con la promesa de la libertad, santificación y demás bienes que traerá la nueva Ley.



EPISTOLA DE A. SAN PABLO A LOS PHILIPPENSES

CAPITULO PRIMERO
Después de agradecerles su afecto, les da cuenta del estado y disposición en que se halla entre las cadenas, y los exhorta a sufrir trabajos por Christo.


II
Exhórtalos a la unión y caridad fraternal, a la humildad y a la obediencia, con el ejemplo de Jesu-Christo. Recomienda y alaba a Timotheo y a Epaphrodito.
III
Que todas las cosas no valen nada en comparación de las que tenemos en Jesu-Christo. De los falsos apóstoles, enemigos de la cruz de Christo.



IV
Ultima exhortación del Apóstol a la práctica de todas las virtudes; y su agradecimiento por el socorro que le habían enviado.